Tombolini: “Para entender la realidad hay que caminar más y leer menos papers”

Tombolini: “Para entender la realidad hay que caminar más y leer menos papers”

El economista acaba de terminar una recorrida por las 15 comunas. Luego dialogó con Noticias Urbanas.


Irrumpió en la política el año pasado, con una candidatura a diputado nacional por la Ciudad de Buenos Aires por el frente que aglutinó al massismo con el GEN y Libres del Sur. La campaña lo mostró como un candidato diferente, que, desde sus conocimientos de economía y su aceitado manejo mediático, le hablaba al votante con expresiones fáciles de comprender y atacando problemas cotidianos tan simples y tangibles como que “la plata no alcanza”. Pero la arrasadora performance de Elisa Carrió en esas elecciones barrió con las posibilidades de los partidos menores, y Matías Tombolini se quedó en la puerta del Congreso. A fines de diciembre, el jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, lo convocó para ocupar la presidencia del Consejo Económico y Social de la Ciudad de Buenos Aires (Cesba), en reemplazo de Federico Saravia, vinculado a Martín Lousteau. Desde ese momento, se encuentra al frente de ese organismo, cuyas principales misiones son articular propuestas provenientes de la sociedad civil y hacer recomendaciones a los poderes Ejecutivo y Legislativo respecto a las políticas, decretos y proyectos que se llevan adelante. Dos datos: el Cesba cuenta con presupuesto propio y tiene iniciativa parlamentaria. Es decir, puede proponer proyectos de ley.

-¿Con qué características podríamos distinguir a su gestión en el Cesba de las anteriores?

-Esta es una gestión que busca entrar en contacto directo con los problemas reales que tienen las distintas expresiones de la realidad política, económica y social de nuestra Ciudad, a partir de la presencia del organismo en las distintas comunas. Justamente, acabamos de terminar esta semana nuestra primera recorrida por las 15 comunas, que empezamos apenas iniciamos la gestión.

-¿Cuáles fueron los mayores reclamos que escucharon?

-Sin dudas, el reclamo principal tiene que ver con el impacto del aumento de las tarifas, tanto en la ecuación económica de organizaciones sin fines de lucro, como pueden ser clubes de barrio o representaciones de los distintos cultos religiosos,  en la ecuación económica de los pequeños comerciantes y aún de las empresas de carácter mediano. Al respecto, vamos a solicitar al Ejecutivo que se faciliten los mecanismos para hacer más sencillo el recupero de la tarifa diferencial para las organizaciones que están contempladas por la ley.

-¿Cómo ve la situación de las pymes?

-El modelo de crecimiento de la Argentina privilegia a ciertos sectores y posterga a otros. Las pymes argentinas y de la Ciudad de Buenos Aires son -en promedio, porque hay algunas a las que les va mejor- la expresión de aquellos sectores postergados por las prioridades de este modelo. Desde el Cesba creemos que hay que apoyar a quienes crean trabajo argentino, productos argentinos y ganancias que se quedan en la Argentina. En definitiva, acompañar a aquellas empresas en las que la clave del éxito es agregar valor.

-¿Qué opina de la iniciativa del Gobierno porteño para modificar la ley de Basura Cero y volver a la incineración de los residuos?

-El Cesba ha tenido y tiene una postura clara a favor de la valorización de los residuos. Así se lo transmitió al Poder Ejecutivo en 14 puntos, en la época en que el hoy legislador Sergio Abrevaya era presidente de esta institución y atendió, justamente, una consulta de la Jefatura de Gobierno respecto de esta temática.

-El Cesba tiene presupuesto autárquico, pero sus autoridades son nombradas por el Ejecutivo. ¿Eso no las condiciona a la hora de cuestionar alguna medida?

-El Cesba funciona como una incubadora de ideas aportadas por la sociedad civil y las sintetiza para mejorar las políticas de gobierno y presentar iniciativas de carácter parlamentario. En este sentido, la tradición indica que sea un opositor el que conduzca esta organización porque, precisamente, puede aportar una visión diferente a la del Ejecutivo. Es decir, la autonomía política que tiene el organismo es derivada de su función. Sin ella, no tendría razón de existir. Por eso, el hecho de que su presidente sea designado por el jefe de Gobierno de ningún modo limita las recomendaciones que el Cesba pueda hacerle el Ejecutivo.

-Luego de su incursión en las últimas elecciones, ¿apostará a disputar un nuevo cargo electivo en el futuro?

-Pensar en cargos electivos cuando falta un año y medio para las próximas elecciones en la Ciudad de Buenos Aires y en la Argentina no solo es un acto de ciencia ficción sino que es una falta de respeto hacia quienes pagan el salario de aquellos que desempeñamos un servicio público. Por esta razón, en este momento, no estoy pensando en eso.

-¿Por qué cree que el Pro viene ganando las elecciones en los últimos diez años en la Ciudad?

-Gana elecciones, fundamentalmente, porque más allá de que uno pueda no coincidir en ciertos aspectos importantes, como pueden ser los que tienen que ver con la salud y la educación, es cierto que el Pro ha generado una transformación en la Ciudad que es convalidada por la mayoría de los porteños y las porteñas. Y sus dirigentes son los que mejor han entendido el uso de las nuevas tecnologías aplicadas a la política.

-¿Qué debería hacer la oposición, entonces?

-Tratar de sintetizar una agenda de trabajo en común que responda a un modelo de Ciudad y de país diferente al imperante. Sentarse a delinear eso y trabajar para construir un proyecto de poder alternativo, que no sea la expresión de una propaganda electoral, sino que refleje la voluntad de aquellos que pensamos en un modelo distinto para la Ciudad y para la Argentina.

-¿Cómo es su relación actual con Massa?

-Excelente y de diálogo fluido.

-¿Y la máxima aspiración política que usted tiene, cuál es?

-Mi máxima aspiración, siendo alguien que dejó el confort del sector privado para dedicarse al servicio público, es poder construir un proyecto de ciudad inclusivo, participativo y liberador de las energías de nuestra sociedad, y liderar ese proceso. El pueblo de la Ciudad, decidirá, en definitiva, si acuerda o no con lo que postulemos.

-Está bien, eso podría ser la guía de una misión o de un proyecto.  Pero yo me refería al sueño de ocupar un determinado cargo político.

-Es que, como te decía, en este momento prefiero no pensar en cargos electivos sino en intentar generar estas alternativas. Esa es la misión que me impuse cuando el año pasado decidí tomar este camino, siempre en contacto con la gente y escuchando sus problemáticas. Porque tengo claro que para entender la realidad hay que caminar más y leer menos papers. Yo llegué a la política para quedarme y trabajar por lo que creo, más allá del lugar que me toque ocupar.

En primer plano

Sus referentes políticos: Artigas, Jauretche, Eva Perón, Obama.

Un economista: Roberto Lavagna.

Un proyecto: Combatir la violencia de género dentro de la administración pública.

Un objetivo: Dejarle a los que vienen una sociedad más justa que la que recibimos nosotros.

Un libro: Cien años de soledad.

Te puede interesar

Qué se dice del tema...