Impuesto municipal: furia en el Conurbano por subas mayores a las prometidas

Impuesto municipal: furia en el Conurbano por subas mayores a las prometidas

El "ABL provincial" llegó aumentar el 100% en comparación con el mes anterior. El costo político de remarcar sobre lo acordado.


Una de las primeras medidas de Axel Kicillof como gobernador de la provincia de Buenos Aires fue dejar sin efecto el aumento de la tarifa de luz que había dispuesto María Eugenia Vidal antes de ceder el mando. La intención del nuevo Gobernador fue aliviar los bolsillos de las y los bonaerenses tras un 2019 que cerró con una inflación del 55% en promedio.

Y aun con el proyecto de ley de la Reforma Impositiva esperando ser aprobado  en el Senado bonaerense por la resistencia de la oposición a brindar quórum para que sea tratada y debatida -cuanto más modificada-, ya que prevé aumentos de los servicios del 55% para el 2020 en territorio provincial. Mas durante este miércoles, obtuvo media sanción en la Cámara baja y pasa a Senadores con mínimos retoques.

Pero hay un punto en el que no hay distinciones de colores políticos y que antecede al debate por la Reforma: el impuesto municipal. Este mes, a diferencia del anterior, han llegado a los hogares bonaerenses aumentos que superan los anunciados por sus intendentes.

En el Conurbano, donde hay aun zonas sin cloacas, agua corriente, calles asfaltadas y mucho menos “alumbrado, barrido y limpieza” (ABL), las boletas han traído incrementos del 50%, 70% y hasta el 100%.

Este impuesto es acordado por la intendencia y Consejo Deliberante de cada municipio, por lo que cada uno negoció su propia cifra.

En la teoría, el mapa de aumentos en el impuesto municipal (ABL) resultó de la siguiente manera:

Tres de Febrero: 38%

Vicente López: 50%

Tigre: 46%

San Isidro: 45%

San Martín: 50%

San Miguel: 50%

San Fernando: 55%

Merlo: 45%

Morón: 40%

Moreno: 40%

Lanús: 55%

Almirante Brown: 30%

Ituzaingó: 20%

Lomas de Zamora: 39%

Malvinas Argentinas: 39%

La Matanza: 35%

Ezeiza: 55%

Hurlingham: 40%

Florencio Varela: 35%

Esteban Echeverría: 55%

Berazategui: 40%

Avellaneda: 60%

Quilmes: 48%

En la práctica, los aumentos fueron notoriamente superiores. Ante esto, Noticias Urbanas consultó a funcionarios de la municipalidad de Merlo para conocer la razón de dicho aumento, a lo que respondieron que ese incremento -45% en el caso merlense- correspondía a la inflación acumulada durante el 2019: “Aumentamos incluso un 10% menos a lo que correspondería, pensando en los vecinos”. Pero los vecinos recibieron boletas con subas superiores, y tras ser repreguntados por la razón de estos «sobreaumentos» (sic) han decidido dejar de responder.

En esta boleta correspondiente al mes de diciembre del 2019, el impuesto municipal era de 1614 pesos, correspondiente a San Antonio de Padua, ciudad que pertenece al partido de Merlo. En tanto, la boleta recibida, por la misma vecina en enero del corriente año, el montó escaló a 2893 pesos. Es decir, casi un 75% más.

El porcentaje de incremento no solo expone que no fue necesario discutirlo en la reforma impositiva que durante la jornada de este miércoles se trata en el Palacio Legislativo de La Plata, sino que los porcentajes enunciados y prometidos están lejos de la realidad.

Los casos abundan. En el mismo distrito, la boleta correspondiente a diciembre del año pasado marcaba como valor 481 pesos, mientras que en enero esa suma ascendió a los 748 pesos. Es decir, supera el 50% de aumento.

La decisión de cada una de las intendencias es, incluso, provisoria y el «jaque» al bolsillo recién comienza: se votó que estos impuestos estás sujetos a la «cláusula gatillo», lo que significa que se actualizarán cada vez que la inflación crezca, un martirio que la actual gestión no está en condiciones de poder manipular completamente aun dado al nivel de endeudamiento y pocos recursos que han sido heredados del mandato anterior.

Las intendencias de Juntos por el Cambio y del Frente de Todos decidieron por igual «no perder más» contra la inflación aumentando los impuestos en esta nota descritos, aunque sin fidelidad a lo pactado en algunos casos.

 

La reacción de los vecinos

Los bonaerenses saben que durante el año, se esperan aumentos provinciales en todos los servicios públicos que rondarán el 55%. Y si bien el mismo Axel Kicillof explicó hasta a través de sus redes sociales que no se trata de un «impuestazo», no deja de ser un golpe para las y los residentes de la Provincia que no encuentran respiro, y mucho menos apoyo de sus representantes.

En diciembre, la oposición legislativa intentó evitar el tratamiento de la Reforma Impositiva no bajando al recinto por considerar «excesivos» los aumentos que Kicillof propone. Pero sí la oposición en las intendencias han votado y aprobado los aumentos aquí detallados del «ABL bonaerense», que se presenta como una suerte de antesala a la Reforma. También han acompañado el aumento del impuesto inmobiliario que durante la gestión de Vidal llegó a aumentar hasta un 1000%.

Es por esto mismo que los vecinos, a través de las redes sociales, comenzaron a organizarse para realizar movilizaciones en plan de protesta por los incrementos indiscriminados y hasta dejar de pagarlos masivamente. También residentes de Avellaneda firmaron un petitorio para anular la suba, a la que consideran «abusiva» y muy por arriba de las proyecciones de inflación para 2020.

De cualquier forma, hay municipios que poseen el 75% de las calles de tierra, por lo que el «alumbrado, barrido y limpieza» lo abonan 3 de cada 10 habitantes.

Te puede interesar

Qué se dice del tema...