“Pensamos Cambiemos como un acuerdo entre actores que piensan diferente”

“Pensamos Cambiemos como un acuerdo entre actores que piensan diferente”

Reportaje a Marcelo Guouman, legislador por Evolución.


Marcelo Guouman es radical y legislador porteño por Evolución, que conduce Martín Lousteau. Moderado pero crítico ante la gestión de Horacio Rodríguez Larreta, insiste en que su fuerza participe del espacio oficialista de cara a las elecciones del año próximo. “El Pro ha gestionado bien algunas áreas de la Ciudad, pero las políticas públicas vinculadas con el desarrollo humano han sido las más deficientes”, aseguró a Noticias Urbanas.

 

–¿Cree que es posible Cambiemos en la Ciudad? ¿Por qué no funcionó hasta ahora?

–Creo que se demoró demasiado la construcción de Cambiemos en la Ciudad, a pesar de nuestra decisión de ser coherentes con nuestra posición orgánica nacional. Siempre entendimos a Cambiemos como un acuerdo que integraba actores que piensan diferente y que podían lograr puntos sustanciales de contacto en lo programático. En la capital, el Pro venía de gobernar durante ocho años, y nosotros, de participar activamente en la construcción de una coalición que se ubica en el espacio de ideas que representa la socialdemocracia, cuya síntesis es Evolución. Construir un espacio nuevo, desde culturas políticas diferentes, es un desafío complejo. Allí está lo atractivo y desafiante del asunto. Ahora bien, esto debe representar un desafío para todos. Para todos. Para que sea significativo, tiene que haber un esfuerzo de todos. Lo que quiero decir es que hacemos política para administrar de manera más eficiente los recursos públicos. Recursos en el sentido más amplio. Recursos económicos y también recursos simbólicos, para construir una sociedad mejor, una vida mejor y un futuro mejor. Pero esos objetivos son altamente subjetivos. Obviamente, están mediados ideológicamente. El Pro ha gestionado bien algunas áreas de la Ciudad, ha innovado. En otras ha sido deficiente. Uno, cuando generaliza, comete errores, pero a riesgo de equivocarme podríamos decir que, dicho de un modo integral, las políticas públicas vinculadas con el desarrollo humano han sido el área más deficiente. Pienso en la educación, la salud, la cultura y el acceso a la vivienda. Nosotros pensamos que podemos aportar nuestra visión en ese sentido y, de esa manera, enriquecer Cambiemos. Eso es lo que le sumaría a Cambiemos. Aportar toda nuestra experiencia y recorrido en los últimos años, que representan el resultado de un camino diferente al realizado por el Pro. Desde Evolución lo dijimos en las últimas campañas, lo proponemos en nuestra tarea legislativa, pensamos la Ciudad desde los actores sociales involucrados en cada cuestión y desde otras prioridades. En esa suma gana Cambiemos y gana la Ciudad. Tengo mucha confianza en que podamos hacerlo de ese modo.

–¿Qué piensa de los despidos en Télam? El Gobierno alega que había una superpoblación de empleados y que eran “militantes”. ¿Cree que tiene razón en alguno de los puntos que propone? ¿Deberían haber hecho las desvinculaciones con tiempo? ¿Reubicar a los periodistas? ¿Cree que Lombardi debe reincorporarlos?

–Cuando nos enteramos de los despidos, ya veníamos de una seguidilla de situaciones en el mismo sentido en el sector privado: las históricas Radio El Mundo y Radio Del Plata y el diario Tiempo Argentino, entre otros medios, son también ejemplos recientes de que el actual modelo de gestión de los medios privados tiene serias dificultades. Volviendo a Télam, quiero ser claro: nos solidarizamos con esos comunicadores que, ejerciendo su tarea con responsabilidad, vocación y pasión hoy se ven fuertemente afectados. En la sesión en que tratamos el tema, solicité en nombre de nuestro bloque el pedido de reincorporación. Por otra parte, hay que hacer los cambios que ningún gobierno hizo. Nuestras propuestas giran en torno a dos cuestiones: por un lado, la sanción de una Ley de Publicidad Oficial, en todos los niveles del Estado (nacional y provincial), porque así tendremos mecanismos claros, estables, previsibles y de largo plazo para todos. Y, por otro lado, que el Estado cuente con organismos adecuados para la gestión de los medios públicos. La Constitución de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires nos brinda una herramienta en este sentido: se trata del artículo 47, según el cual los medios públicos de comunicación social deben estar gestionados por un ente de medios autárquico, plural y con participación del Parlamento. Se trata de un órgano ubicado por afuera de las lógicas existentes en los Ejecutivos, integrado por ciudadanos elegidos a partir de un principio de pluralidad, formación académica, conocimiento del campo de la comunicación. Con un gobierno colegiado, que piense los medios públicos a largo plazo y garantice los principios de independencia y pluralidad de voces para que los periodistas trabajen haciendo periodismo. Este modelo posible es más sostenible y equitativo.

–¿Piensa que el proyecto de aborto legal va a ser aprobado en el Senado? ¿Qué piensa de los senadores que mantienen una tercera posición? ¿Cree que es para que el proyecto retorne a Diputados y pierda fuerza y eventualmente frenarlo, o que genuinamente quieren introducir cambios?

–El ingreso del tema al espacio del debate público corre el velo de una realidad que está ahí y que nos afecta a todos, no solamente a las mujeres. El aborto legal, seguro y gratuito es un tema social tanto de mujeres como de hombres. Es de todos, porque se trata de una ampliación de derechos, es la mirada de una sociedad inclusiva y cohesiva, de mujeres y hombres en conjunto, tomando decisiones juntos. El consenso social buscado en el Congreso de la Nación aborda esta mirada. Ningún precepto religioso puede anteponerse a la salud pública. La despenalización del aborto reduce la mortalidad y la morbilidad materna. Por tomar un ejemplo nada más, en Uruguay, desde la legalización del aborto, el porcentaje de muertes por esta causa descendió de 37% al 8%. Lo cierto es que en nuestro país la interrupción voluntaria del embarazo sucede, la diferencia son las condiciones en las que se encuentra dado. Tanto la clandestinidad sin marcos de control e higiene que no puede asegurar salud a nadie, como el secreto a viva voz de la vergüenza escondida en lugares con pésimas condiciones de salubridad, no son los caminos de una política pública deseada. Debemos garantizar no solo oportunidades igualadoras, sino también su correcto funcionamiento sobre todos los casos en que se decida interrumpir un embarazo. Además, creo que es más importante aún la correcta implementación del programa de Educación Sexual Integral en todas las instituciones educativas que acompañe a la ley de despenalización.

Te puede interesar

Qué se dice del tema...