Macchiavelli: “Los porteños diferencian una elección municipal de una elección nacional”

Macchiavelli: “Los porteños diferencian una elección municipal de una elección nacional”

El jefe de campaña de Juntos por el Cambio impulsa, en un contexto de crisis, una campaña basada en actividades territoriales.

Eduardo Macchiavelli

El jefe de campaña de Juntos por el Cambio en la carrera por un segundo mandato de Horacio Rodríguez Larreta impulsa, en un contexto de crisis, una campaña basada en actividades territoriales. Asegura que “no hay un clima para hablar de propuestas políticas” y cree que el contexto será más propicio para ello cuando falten dos semanas para los comicios generales.

¿Cómo se desarrolla la campaña post-PASO?

La campaña viene bien, de menor a mayor, como se dio en las PASO. No hay un clima en las calles para hablar de propuestas políticas, la verdad es que la gente tiene otras ocupaciones y preocupaciones, y está bien que así sea. Así que estamos planteando una campaña que va a ir creciendo y va a tener su clímax, seguramente, a partir de la segunda semana de octubre. Dentro de unas semanas están planteados los debates, creemos que en ese momento va a empezar a tomar color y la gente se va a empezar a interesar.

¿No están haciendo campaña?

Estamos haciendo lo mismo que ha hecho Horacio en estos cuatro años como jefe de gobierno, y lo mismo que se hizo para las PASO: encuentros con vecinos, recorridas, reuniones, visitas a centros de jubilados, centros culturales, clubes, con muchísima actividad de calle. Diría que Horacio, prácticamente, no está en su oficina más de dos horas por semana. El resto del tiempo está en la calle.

Una publicación del diario La Nación dio cuenta de que está bajando el perfil. ¿Por qué?

No es así. Bajar el perfil sería quedarse en su oficina guardado, y lo que ocurre es exactamente lo contrario. Está más en la calle y más en contacto con la gente que nunca. Así que no, de ninguna manera está bajando el perfil.

Lo que pasa es que es candidato a jefe de gobierno y habla de los temas que hacen a un jefe de gobierno, a un intendente. Y está bien que así sea. Los vecinos lo van a votar, o no, de acuerdo a cómo se haya desempeñado y de acuerdo a lo que se pueda comprometer para los próximos cuatro años.

En este contexto de crisis, ¿qué comentarios recibe de la gente en la calle y qué respuesta les da?

Los porteños diferencian muy bien lo que es una elección municipal de una elección a nivel nacional. Es la primera vez que se votan juntos, así que ya teníamos en la cabeza que cuando se elige jefe de gobierno se habla de unos temas y cuando se elige un presidente se habla de otros. Te diría que rarísima vez él recibe alguna pregunta o inquietud por los temas nacionales. Por supuesto que no es ajeno a la situación económica en la que estamos todos inmersos, pero su rol es ocuparse de que en lo que a él le concierne los vecinos de la ciudad estén cada vez mejor.

¿Que pasó en las comunas del Sur, donde perdieron?

Básicamente es lo que dije antes, el tema económico importó más que en otros sectores de la ciudad, y esa fue la manera que tuvieron los vecinos de esa zona de expresarlo. La evaluación de Horacio y la gestión en zona sur sigue siendo muy alta, por lo cual nuestro esfuerzo va a estar dirigido a recordar todo lo que hicimos, y sobre todo contarles todas las cosas que planteamos para los próximos cuatro años, que son muchas. Tenemos que seguir trabajando muchísimo en el sur para equilibrar la desigualdad histórica que tiene esa zona.

¿Cuál va a ser la estrategia en esa zona?

La estrategia no es muy diferente del resto de la ciudad. Lo que hay en la zona sur son tres zonas bien diferenciadas, que exigen abordajes territoriales diferentes. Por un lado, la zona de casas bajas de las comunas 4 y 8, donde el espíritu de campaña es muy similar al de la zona de Mataderos, Villa Real, Liniers y Versalles… el formato es muy parecido. Después está la zona de complejos, donde vive muchísima gente, decenas de miles de personas. Ahí es más difícil entrar, porque son muchos edificios y el trabajo territorial se complica un poco más. Estamos viendo cómo llegarle a toda esta gente. Y después está la zona de villa, que requiere, a su vez, otro abordaje. Allí no alcanza con la comunicación digital, hay que hacer un trabajo territorial más intenso, de la mano de los dirigentes barriales que tiene cada una de las villas. La diferencia con respecto al resto de las comunas es esa, que tenemos tres trabajos territoriales muy diferentes, y en otros lugares no es así.

¿La crisis post-paso podría afectarlos?

Nosotros creemos que el vecino de la ciudad va a valorar el trabajo que hicimos estos años y nos va a dar un crédito de cara a lo que planteamos hacer en los próximos cuatro años. Uno de los activos que hemos generamos en los últimos cuatro años es la credibilidad, hemos planteado enormes transformaciones en la ciudad de Buenos Aires y las hemos logrado. Me parece que el vecino va a valorar ese compromiso, estamos confiados en que esto ocurra.

¿De dónde vino el acuerdo con Espert?

Nosotros conversamos todo el tiempo con todos los espacios, esa ha sido una marca registrada de los 12 años de gobierno. En los primeros ocho, a Mauricio le tocó gobernar en minoría en la Legislatura. Entonces repetimos y amplificamos esa dinámica. Hablamos con los espacios de izquierda y de derecha, y fruto de estas conversaciones que veníamos llevando surgió esta posibilidad. La verdad es que ellos no llevan candidato a jefe de gobierno y les pareció que estaba bueno apoyar el proceso de transformación que lleva adelante Horacio. Así nos lo manifestaron y nos pareció que estaba bueno. Por eso fue la foto de la semana pasada.

¿Con Tombolini están intentando un acuerdo?

No, él está muy entusiasmado con su candidatura. Tenemos diálogo, porque él está en el Consejo Económico y Social, pero sólo eso.

¿Y con Gómez Centurión?

No, hemos hablado temas puntuales de la dinámica electoral, pero no estamos hablando, a pesar de que el tampoco tiene candidato a jefe de gobierno.

¿En sus proyecciones, piensan que podrán evitar el ballottage?

Estamos haciendo todo lo posible para sacar el mayor porcentaje de votos sin pensar en primera vuelta o segunda vuelta. Cuando planificamos nuestra estrategia, a principios de año, nos preparamos para una elección en tres turnos, y estamos trabajando para eso. Después, si sale en primera vuelta o no, en lo personal, no me preocupa, porque es lo que teníamos previsto. Todavía no tenemos ninguna encuesta, porque no hay un clima electoral en la gente, medir ahora sería un error. Hay mucha gente no tiene presente que hay elecciones en las próximas semanas, así que más hacia octubre podremos tener una medición cierta.

Te puede interesar

Qué se dice del tema...