Larreta despidió 80 agentes de tránsito tras la muerte de Cinthia Choque

Larreta despidió 80 agentes de tránsito tras la muerte de Cinthia Choque

El lunes, cortaron la 9 de julio en reclamo contra la persecución gremial.


Durante el proceso de pase a planta de 300 personas, el gobierno porteño despidió a 80 agentes de tránsito. Desde la Ciudad decidieron no renovar el contrato de los agentes, que reclaman mejores condiciones laborales desde la muerte Cinthia Choque, atropellada por un automovilista.

Aquella madrugada del 8 de septiembre en que Eugenio Veppo embistió con su auto un puesto de control de alcoholemia, mató a Cinthia Choque e hirió gravemente a Santiago Siciliano, quedó al descubierto la desprotección de los agentes de tránsito. No sólo la física, porque para cuidar la seguridad vial se exponen a la imprudencia y la furia de algunos conductores, sino la laboral.

En aquel momento se reveló que de los 2.645 agentes del Cuerpo, apenas 852 pertenecían a planta transitoria o permanente. Los otros 1.793 eran monotributistas, incluyendo a Choque y Siciliano. Después de la tragedia, y tras un fallo judicial que ordenó mejorarles las condiciones de trabajo, el Gobierno porteño anunció que iba a regularizar su situación. Y este 2 de enero comenzó un proceso en etapas para que todos los contratados pasen a planta.

Sin embargo, este lunes los trabajadores de tránsito realizaron una protesta desde las 16 horas en Av. De mayo y Perú, denunciando al gobierno porteño por el despido de 80 compañeros.

Según los trabajadores, las cesantías constituyen una respuesta disciplinadora a los reclamos de regularización de su trabajo luego del “asesinato” de Cinthia Choque. Ese hecho, para nada fortuito, puso de manifiesto el nivel de precariedad en el que se desempeñan esos trabajadores que, bajo el régimen de monotributistas, no cuentan con beneficios como la estabilidad laboral, el aguinaldo, las vacaciones, ni la Obra Social de los trabajadores municipales.

Según los representantes se discontinuó la relación laboral con agentes que ya habían comenzado los trámites para su pase a planta transitoria y, además, los 300 pases a planta ya estaban planificados con anterioridad al hecho.

Desde ATE denunciaron que la medida no sólo persigue un ánimo persecutorio y disciplinador sino que, a la vez, es violatoria de la cautelar dictada por la jueza Patricia López Vergara que prohibió al ejecutivo discontinuar el vínculo laboral con los agentes de tránsito monotributistas o, incluso, empeorar su situación laboral. La misma cautelar ordenó mejorar sus condiciones laborales y brindarles cobertura frente a riesgos de trabajo.

Sobre las 18 horas los trabajadores levantaron el corte y esperan que las autoridades porteñas los reciban para revertir lo que consideran una medida de persecución política y sindical.

Te puede interesar

Qué se dice del tema...