La colonización de los medios: sólo hubo cámaras para Miami

La colonización de los medios: sólo hubo cámaras para Miami

Mientras amplias zonas de la Argentina sufrían feroces inundaciones que ponen en peligro gente, casas y establecimientos, además de la inmensa pérdida de recursos, los medios de Argentina mostraban en cadena la situación de Miami. Mira los mejores tuits.


Las fuertes lluvias del último fin de semana dejaron millones de hectáreas devastadas y pueblos aislados, pero los medios de comunicación locales prefirieron transmitir lo que sucedía en Miami por el huracán Irma.

Un informe confeccionado por la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap) consignó que las inundaciones dañaron el 25% de la producción agrícola y el 34% del stock vacuno a nivel nacional.

La entidad que agrupa a 114 asociaciones rurales señaló que hay poco más de 5.5 millones de hectáreas anegadas y al menos 2.5 millones de hectáreas afectadas indirectamente en el país.

Sin embargo, la señal de noticias TN envió a tres periodistas especializados en clima a cubrir lo que estaba sucediendo en Miami y en las islas de alrededor. Lo que sucede es que esa es una zona caracterizada justamente por su alto poder adquisitivo, por lo que Irma no logró atravesar de manera drástica a ninguna familia. Es más, se viralizó el video de un multimillonario en su isla privada “esperando” el huracán mientras jugaba a los dados, destilando soberbia y opulencia.

El resto de las plataformas de medios también hablaban de Irma e ignoraban nuestras tierras: la paleta de “noticias” sobre Irma iban desde “los argentinos” que eran evacuados en la zona, videos “impactantes” y explicaciones teóricas sobre el clima. La lupa posada sobre Miami, y escasamente sobre Argentina.

Por supuesto que Twitter, junto con el resto de las redes sociales, se ocuparon de mostrar esta incoherencia en los criterios de noticiabilidad periodísticos argentinos. Pero también, de cuestionar por qué tanta insistencia con Miami -donde finalmente Irma llegó con 4 puntos menos- que mostrar los destrozos que generó en islas de América Central, como en La Habana, Cuba, que quedó fuertemente inundada.

¿Por qué no destacar que una tormenta deja igual o peor a nuestras tierras que un huracán en el Caribe? Pareciera que para nuestros agentes de los medios, aquellos que deberían servir como nuestros intermediarios para conocer otras realidades, no es “noticia” hablar sobre lo que pasa fuera de nuestra propia puerta de casa. No nos llega, no nos toca, en definitiva, no nos importa. Qué suerte que los medios no reflejan lo que somos, sino que lo construyen. Y es justamente en esta “construcción” de la realidad donde el mensaje ideológico puede leerse entre líneas.

 

 

Te puede interesar

Que se dice del tema...