La Cámara Electoral pidió que le envíen el dinero para las elecciones

La Cámara Electoral pidió que le envíen el dinero para las elecciones

Los jueces no sólo no recibieron el dinero, sino que se les pidió "una reducción del Presupuesto". El dinero debería haber estado antes de abril.

Las urnas están desfinanciadas, por ahora.

La Cámara Nacional Electoral le solicitó al Gobierno, por medio de la Acordada Nº 21 -emitida el 25 de abril-, que libere los fondos que le son necesarios para que organicen los comicios que se llevarán a cabo el 11 de agosto, el 27 de octubre y, eventualmente, el 24 de noviembre. Además, la CNE debe organizar los dos o tres debates entre los candidatos -si hubiera ballottage-, por lo que también solicitó los fondos para ese fin.

El dinero, que fue solicitado al Ministerio del Interior, estaría destinado a la Justicia Nacional Electoral, al Comando General Electoral y al Correo Argentino.

Los camaristas Santiago Corcuera y Alberto Dalla Via se quejaron porque la demora está produciendo “dilaciones y dificultades para llevar a cabo tareas propias, imprescindibles e impostergables del cronograma electoral, preocupación que expresaron también los jueces federales electorales de primera instancia”.

Apegados a la doctrina, los jueces le recordaron a Rogelio Frigerio que “los procesos electorales no son un servicio público que uno o varios organismos del estado proveen a los electores, sino que constituyen el ejercicio de la soberanía popular por parte de la ciudadanía en su expresión más pura, y que es ineludible resguardar”.

Inclusive, ante la abstinencia de fondos, los camaristas solicitaron “autorización al Ministerio del Interior para el uso por parte de esa Secretaría Electoral de los fondos remanentes de procesos electorales anteriores para la realización de horas extraordinarias” de quienes deben trabajar en la instancia electoral.

Luego de pedir además el dinero para organizar el debate, solicitud que no obtuvo respuesta hasta ahora, aunque la fecha para la transferencia estaba fijada en el 1º de abril, los propios camaristas destacan su preocupación porque se le requirió al Comando General Electoral -de parte del Ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda- “una reducción del Presupuesto” y que por ello este organismo, que tiene a su cargo la custodia del comicio, “se ve constreñido a prever una disminución de los efectivos desplegados y las reservas para la seguridad de los comicios”.

Te puede interesar

Qué se dice del tema...