Itaí Hagman: “Trabajaremos en temas relacionados a la deuda y la agenda social”

Itaí Hagman: “Trabajaremos en temas relacionados a la deuda y la agenda social”

Entrevista exclusiva con el diputado nacional del Frente de Todos (FDT) por la Ciudad de Buenos Aires.


El referente de Patria Grande y diputado nacional del Frente de Todos (FdT) por la Ciudad de Buenos Aires, Itaí Hagman, planea para el año que viene una agenda legislativa centrada en la deuda externa y en la regulación de la economía de plataformas.

Mientras considera “sensata” la decisión del presidente electo Alberto Fernández de no exigir el último desembolso del préstamo del Fondo Monetario Internacional (FMI), plantea un proyecto a futuro para evitar que otro gobierno endeude al país en cantidades “siderales” y en moneda extranjera.

 

-¿Cuáles es su agenda de proyectos el año que viene?
-Vamos a trabajar en temas relacionados con la deuda y la agenda social, por el trabajo en común con Juan Grabois y la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP). Tenemos un eje grande en el tema de la urbanización de las villas y la universalización del sistema de la economía popular, con distintos programas. También tenemos una agenda joven, relacionada con el empleo, entre otros aspectos. Y quiero trabajar cuestiones relacionadas con la economías de plataforma, que tienen una parte de legislación laboral e impuestos, con la preocupación sobre el uso social de la tecnología y las situaciones de monopolio. Son temas nuevos, que requieren una adecuación importante de la legislación, para evitar abusos  y monopolios.

 

-¿Hay consenso en el bloque en este sentido?
-Hay una cuestión global al respecto, sobre cómo hacen los Estados para regular estas actividades. Es un tema que se discute en todo el mundo. La necesidad de discutirlo va a tener consenso. Desde ya, las empresas hacen lobby, y tratan de defender intereses. El Estado tiene que evitar situaciones de abuso y regular como se regula a cualquier otra empresa. Hay que ver cómo se aplican las leyes que se aplican para lo clásico, desde lo digital. Para nadie es insensato que la economía de plataformas no tenga privilegios.

 

-¿Qué medidas impulsará en relación a la deuda?
-Hay una parte importante que la va a definir el Ejecutivo. Pero creo que hay que dimensionar y auditar el endeudamiento de estos años. Sospecho que hubo irregularidades importantes en el proceso de endeudamiento y con los recursos. Este es un punto importante a la hora de sentarse a negociar con los acreedores privados. Y también hay una cuestión hacia adelante. Me preocupa que un gobierno electo pueda endeudar de esta manera a la sociedad y crear una carga tan pesada para las futuras generaciones. El endeudamiento externo tiene que regularse de otra forma, para que los gobiernos no puedan abusar. Esto se logra estableciendo límites a los porcentajes de deuda en moneda extranjera, o modificando la ley de Administración Financiera, que establece que los organismos multinacionales de crédito no tienen que pasar por el Congreso Nacional. Esto es inadmisible, hay que modificarlo. Sobre todo en estas magnitudes y estos montos. Quiero trabajar para que haya una mayor restricción, para cualquier gobierno.

 

-¿Tuvieron conversaciones al respecto de estas proyecciones con el futuro gobierno?
-No hablamos de proyectos concretos, estos temas se van a trabajar a partir del año que viene. Pero creo que hay consenso, porque es algo del sentido común.

 

-¿Y la futura oposición?
– Es difícil pensar que quienes defendieron la gestión de Macri lo acepten, porque sería de alguna forma asumir que hubo un problema. Pero hacia adelante tiene sentido. Lo mismo ocurre con la discusión sobre cómo regular las economías de plataforma. Son temas de preocupación que he discutido con gente que va a tener responsabilidades importantes.

 

-¿Cómo ve la decisión de Alberto Fernández de no exigir el último desembolso del préstamo del Fondo?
-Es una decisión sensata. Siempre fuimos muy críticos del acuerdo con el Fondo. Hoy, los desembolsos suman 45 mil millones, de los 57 mil millones comprometidos. Por supuesto, es una magnitud sideral, pero cuanto menor sea el monto, mejor. Nosotros impugnamos el acuerdo con el Fondo, creemos que fue malo, que fue una decisión política y no monetaria del FMI, que quiso mantener a Macri en el gobierno. Los términos son absolutamente incumplibles. Y es importante aclarar que hubieran sido incumplibles también si ganaba Macri. Ningún gobierno hubiera podido pagar estos montos en 2022 y 2023. Era un objetivo político y es razonable que la Argentina tenga que recuperarse para afrontar estos compromisos. La decisión de Alberto tiene que ver con que deber plata al Fondo no es un problema financiero, sino un condicionamiento de la política económica soberana argentina. La forma que tiene el Fondo de cobrar las deudas no es sólo discutiendo la tasa de interés y los plazos, sino también condicionando la política económica, la política fiscal, la monetaria, la cambiaria. No queremos que la Argentina vuelva a estar condicionada por un organismo internacional.

Te puede interesar

Qué se dice del tema...