Líderes del G20 dicen haber puesto “5 billones» por COVID-19 pero no globalizados

Líderes del G20 dicen haber puesto “5 billones» por COVID-19 pero no globalizados

Para combatir la pandemia, Arabia Saudí convocó a los líderes de las principales economías del mundo en el marco del G20.


En la mañana de este jueves, en una reunión extraordinaria mediante videoconferencia con sus pares que integran el G20, el presidente Alberto Fernández convocó a los líderes de las veinte principales economías del mundo a desarrollar “un gran Pacto de Solidaridad Global” porque “nadie se salva solo” y los llamó a crear “un Fondo Mundial de Emergencia Humanitaria” para combatir la pandemia del coronavirus.

El mandatario habló desde la quinta presidencial de Olivos, con el objetivo de analizar los efectos del coronavirus COVID-19 a nivel global y debatir estrategias coordinadas para hacer frente a la pandemia.

Una iniciativa similar tuvo el presidente de Rusia, Vladímir Putin, al proponer un fondo común especial auspiciado por el Fondo Monetario Internacional (FMI) para que cada miembro de este organismo tenga derecho a obtener préstamos.

Mas los participantes de esta cumbre resolvieron inyectar 5 billones de dólares a la economía global con la intención de contrarrestar el impacto financiero producido por el aislamiento y la enfermedad que colapsa los sistemas de salud de varios países.

Fernández estuvo acompañado por el mandatario el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; los ministros de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto, Felipe Solá; y Economía, Martín Guzmán; y los secretarios General de la Presidencia, Julio Vitobello y de Asuntos Estratégicos Gustavo Béliz.

“La urgencia que marcan las muertes, nos obliga a crear un Fondo Mundial de Emergencia Humanitaria que sirva para enfrentar, mejor equipados de insumos, el contexto que vivimos”, acotó Alberto Fernández.

“Enfrentamos el dilema de preservar la economía o la salud de nuestra gente. Nosotros no dudamos en proteger integralmente la vida de los nuestros”, enfatizó el Jefe del Estado argentino.

Durante su intervención, el mandatario manifestó que: “El tiempo de los codiciosos ha llegado a su fin. Como enseña el Papa Francisco, tenemos que abrir nuestros ojos y nuestros corazones para actuar con una nueva sensibilidad”.

En la videoconferencia, abordaron cuestiones vinculadas al impacto en la salud, la economía, el comercio y la cooperación internacional.

Los líderes de las veinte economías más grandes del mundo buscan respuestas coordinadas a nivel global para hacer frente a la pandemia y, a su vez, analizar sus implicancias a nivel social y económico.

«Nos comprometemos a hacer lo que sea necesario y a utilizar todas las herramientas de políticas disponibles para minimizar el daño económico y social de la pandemia, restablecer el crecimiento global, mantener la estabilidad del mercado y fortalecer la resiliencia». Es lo que dice el comunicado del G20 difundido este jueves al término de la reunión de más de horas mantenida por los líderes de los países más ricos del mundo.

Sin embargo, ese «lo que sea necesario» no se ha concretado en ninguna medida conjunta frente al coronavirus. Eso sí, de acuerdo con el comunicado, entre los 20 países del club suman 4,5 billones de euros movilizados en cada respuesta individual a la pandemia.

«Estamos tomando medidas potentes para apoyar nuestras economías; proteger a los trabajadores, las empresas –especialmente las micro, pequeñas y medianas empresas– y los sectores más afectados; y proteger a los vulnerables a través de una adecuada protección social. Estamos inyectando más de 4,5 billones de euros en la economía global, por medio de la política fiscal, medidas económicas y avales para contrarrestar los impactos sociales, económicos y financieros de la pandemia», afirma el G20, aunque ese dinero incluye los incentivos de cada país para sus propias necesidades y no son fondos globales.

Hay quien echa de menos cifras y una apuesta por una respuesta fiscal de las instituciones financieras internacionales, que han pedido condonaciones de deuda a países en desarrollo, por ejemplo.

Pero, en todo caso, el G20 va mucho más lejos que el G7, que ni siquiera sacó un comunicado conjunto tras la reunión del miércoles pasado. Entre otros motivos, la falta de comunicado tuvo que ver con el empeño de EEUU de incluir la frase «virus de Wuhan» en la declaración conjunta, rechazado por el resto de ministros de Exteriores. «Lo que ha sugerido el Departamento de Estado es una línea roja», dijo un diplomático europeo. «No se puede estar de acuerdo con este estigma y tratar de comunicarlo». El anteproyecto de declaración de Estados Unidos también culpaba a China de la propagación de la pandemia, según el diplomático.

«Estamos preparados para reaccionar rápidamente y tomar cualquier acción adicional que se requiera», prosigue por su parte la declaración del G20: «La acción global, solidaridad y la cooperación internacional son más necesarias que nunca para hacer frente a esta pandemia. Confiamos en que, trabajando en estrecha colaboración, superaremos esto. Vamos a proteger las vidas de las personas, restablecer la estabilidad económica global y sentar bases sólidas para un crecimiento sostenible, equilibrado e integrador».

Según publicó Europa Press, el comunicado final tras la reunión explicita también el compromiso de los mandatarios para facilitar el flujo transfronterizo de suministros médicos y productos agrícolas fundamentales, así como de otros bienes y servicios, y de trabajar en la resolución de las disrupciones de la cadena de suministros global y en favor del comercio internacional.

Palabras de Fernández en la videoconferencia de líderes del G20

Nos convocamos en un momento único de la historia que nos impone actuar con valentía.

No debemos paralizarnos ni temer. Mucho menos podemos resignarnos.

Tenemos que dar una respuesta creativa en este presente que nos ha tocado en suerte.

No hay lugar para demagogias ni improvisaciones. Enfrentamos el falso dilema de preservar la economía o la salud de nuestra gente. Nosotros entendemos la economía pero no dudamos en proteger integralmente la vida de los nuestros. 

Con esa convicción, hemos tomado decisiones en Argentina a partir de la mejor evidencia científica disponible.  Así lo seguiremos haciendo.

Quisiera que todos compartan nuestra visión. Estoy convencido que no seremos eficaces si no aceptamos que el mundo ha cambiado para siempre.

Poder sortear esta crisis y enfrentarnos a ese mundo que nace, nos exige diseñar y suscribir un gran Pacto de Solidaridad Global.

Nada será igual a partir de esta tragedia. Tenemos que actuar juntos, ya mismo, porque ha quedado visto que nadie se salva solo.

La urgencia que marcan las muertes, nos obliga a crear un Fondo Mundial de Emergencia Humanitaria que sirva para enfrentar, mejor equipados de insumos, el contexto que vivimos.

La investigación sobre el COVID 19, el conocimiento científico y médico, también debe ser un bien público global.

El tiempo de los codiciosos ha llegado a su fin. Como enseña el Papa Francisco, tenemos que abrir nuestros ojos y nuestros corazones para actuar con una nueva sensibilidad.

Estas decisiones no pueden quedar libradas a la lógica del mercado, ni preservadas a la riqueza de individuos o naciones. Es hora de aprovechar este momento único para crear soluciones económicas tan extraordinarias como extraordinarios son los problemas sociales que atravesamos.

Celebro que el FMI y el Banco Mundial adviertan el ocaso del presente. Celebro que reconozcan lo insostenible de las deudas que soportamos los países más postergados.

Debemos desafiar este presente con el mismo coraje que tuvo este G-20, cuando asumió el daño causado por los paraísos fiscales, por el endeudamiento voraz y por la concentración de la riqueza.

El secreto del futuro pasa por diseñar políticas que resguarden el empleo, la producción y las mejores condiciones de vida usando todas las herramientas económicas para proveer liquidez global.

Como nunca antes, nuestra condición humana nos demanda solidaridad. No podemos quedar pasivos frente a sanciones que suponen bloqueos económicos que solo asfixian a los pueblos en medio de esta crisis humanitaria.

Sin mesianismos ni prepotencias debemos iniciar un tiempo de diálogo global que a todos contenga.

De ese modo, la humanidad superará esta pandemia. Pero lo que además logrará es acabar con el vicio de la exclusión social, la depredación ambiental y la codicia de la especulación.

Muchas gracias.

Te puede interesar

Qué se dice del tema...