Fernández-Fernández: cronología de una primera tarde en campaña

Fernández-Fernández: cronología de una primera tarde en campaña

Noticias Urbanas estuvo y te cuenta todo del lanzamiento de la fórmula en Merlo.


Puntualidad y desorganización. “Así no vamos a volver a ganar”, se escuchó decir a un empleado de la municipalidad de Merlo en el malón de prensa acumulado en la entrada de la entonces Quinta Colonial, por Pringles y Perú, haciendo referencia al caos que se vivió en los accesos de ingreso.

Sin embargo, a las 17, puntualmente el intendente local y anfitrión del encuentro, Gustavo Menéndez, salió al escenario para dar comienzo a la primera tarde del resto del año. Allí presentó la excusa del encuentro: la inauguración del Parque Municipal Néstor Kirchner, una obra que unifica “El Tejadito” y “La Colonial” y que estará destinado a actividades deportivas y recreativas, una deuda merlense desde hace 27 años.

Sentado entre Cristina Fernández de Kirchner y Alberto Fernández, el expresidente del PJ Bonaerense estuvo a sus anchas. El día del sueño del merlense había llegado. Y, desde allí, llevó también la voz de los intendentes peronistas: “Desde el 2015, no saben ustedes, Cristina y Alberto, en estos tres años lo que extrañamos no tenerlos quienes nos tocó gobernar los municipios, no poder hacer un llamado de teléfono y tener a alguien que del otro lado que te conteste, que nos resuelvan los problemas”.

“Estuve 20 años en la oposición y tuve la mala suerte que el día que me tocó gobernar Merlo, arriba estaba Macri y en la Provincia, María Eugenia Vidal”, dijo el mismo jefe comunal que apoyaba la “valentía” de “la leona” Vidal, con quien mantenía una amistad y que ni mencionaba a la hora de criticar al Gobierno de Mauricio Macri.

Imagen publicada por Menéndez en sus redes sociales.

Lo cierto es que no es exactamente el trato de Vidal con sus amigos lo que cambió, sino que este 25 de mayo se puso en pie una fórmula que apunta con firmeza a llenar las urnas el próximo 23 de octubre, y no hay tiempo para medias tintas. Esta tarde, la fórmula Fernández-Fernández también quedó inaugurada, cuyas banderas de largada se agitaron para dar comienzo a la contienda electoral.

Cristina al teléfono

El orgullo de Menéndez no le entraba en el pecho. Lo hizo notar su sonrisa permanente, su celular grabando a Cristina mientras hablaba, las publicidades de Merlo en las afueras del predio y, como si fuera poco, los aviones municipales que desde altavoces hacían escuchar desde el cielo “Merlo, esto es Merlo”.

La gente le pidió a gritos a Cristina que se parara y abandonara el formato “living” que habían elegido para la primera presentación de la fórmula y que ella misma había definido como “tranqui y descontracturado”.

Es que la tarde en Merlo nada tuvo de “tranqui”. La ovación y hasta llantos se hicieron ver cuando la voz de la exPresidenta se quebró al recordar que el 25 de mayo del 2010 fue el “último día” en el que se sintió “feliz completamente”.

Los gritos de “fuerza Cristina” y “por favor volvé” nunca cesaron, y la incentivaron a un discurso corto pero conciso: “No esperen que dos dirigentes puedan hacer todo. Entre todos tenemos que exigir que distintos espacios políticos, sociales, económicos, empresarios, medios de comunicación, podamos celebrar un nuevo contrato social”.

No es la primera vez que Cristina hace foco en la unidad y transversalidad de los colores políticos a la hora de gobernar, es que parece que Cristina llama al resto de la oposición, sin nombrarlos. Quien quiera atender el teléfono, que lo haga. 

“Al kirchnerismo no hay que enfrentarlo”

Al finalizar el acto, Noticias Urbanas dialogó con Facundo Moyano, diputado nacional (Frente Renovador), quien parece haber atendido el simbólico llamado de Cristina: “Alberto dio signos de autocrítica, ya que se dio cuenta que por el medio no iba. Muchos nos dimos cuenta de eso, por el simple hecho de que esa avenida posiblemente exista pero que no es ancha”.

“Nosotros que militamos con Sergio Massa creemos que él se tiene que dar cuenta de que al kirchnerismo no hay que enfrentarlo sino complementarlo. El acto de grandeza de la candidata a vicepresidenta no puede pasar desapercibido”, completó.

Asimismo, completó: “Ella es la figura más representativa de la oposición, que más fuerza e intención de votos hay, pero le da igual el lugar a Alberto que muchas veces fue tan crítico con ella. La fórmula expresa una unidad de los argentinos, y también una autocrítica de la exPresidenta al elegir a Alberto, que fue una persona tan crítica a su gestión”.

NU también dialogó con Roberto Baradel, líder del gremio docente de Suteba, quien opinó:

“Lo de elegir a Alberto fue una decisión clave, quien estuvo bien en marcar su intención de tenderle una mano a los pobres que están dejando el macrismo”.

Tras ser consultado sobre su parecer de quién debería ser el candidato de la oposición en la Provincia de Buenos Aires, el sindicalista barajó: “El o la candidata para la Provincia tiene que ser peronista. Axel Kicillof es un excelente candidato, aunque también podría ser candidato algún buen intendente como Verónica Magario o Martín Insaurralde. Pero tiene que ser el candidato que pueda llevarnos a la victoria y que también tenga la capacidad de gobernar la Provincia”.

Y finalmente completó: “No basta con una personas que venga a administrar sobre ruinas. Hay que reconstruir la Provincia de Buenos Aires. Mientras tanto, en la Ciudad también tiene que haber un aporte fundamental al triunfo a nivel nacional”.

Alberto encendió la luz

El discurso de Alberto Fernández fue presidencial, encendido, enérgico, y tampoco tuvo medias tintas. De la misma manera respondió el público presente: lo aplaudió incluso más que a la misma Cristina, tras haberles encendido una luz al final del túnel.

“Lo primero es gracias, Cristina”, arrancó él, y luego se dedicó a encender la luz: “El 25 de mayo para mí es un día muy importante, porque fue el día que llegamos con Néstor para empezar a cambiar la historia”. 

Acto seguido, contó que en el locro patrio organizado por Juan Manuel Olmos en la Ciudad, también este 25 de mayo, “compañeros” le preguntaron qué fue lo que Néstor Kirchner le preguntó al oído aquella vez que asumieron como gobierno: “Cuando Néstor me abrazó, yo le dije ‘llegamos’. Y él me dijo ‘no, no llegamos, recién empezamos, ponete a trabajar'”.

“En ese entonces, me enfrentaron al enorme desafío de sacar a millones de argentinos del peor de los pozos, que es el pozo de la pobreza y la marginación. Y ahora vamos a hacer lo mismo. Y a los 4 millones y medio de pobres que dejó Macri le vamos a tender la mano y los  vamos a meter adentro. Para eso hacemos política, no lo duden”, instó.

Alberto apeló a su experiencia y convenció de que el desafío de gobernar un país con deuda, con un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, pobreza y desempleo ascendente, es un “laberinto del que ya ha logrado salir” una vez, y prometió que puede volver a hacerlo:

“Pudimos sacar de la deuda a la Argentina sin hacerle padecer a ningún argentino el costo de salir de esa deuda”.

“Tengo una ventaja sobre todos ustedes: cuando tuvimos que enfrentar esos problemas, en el despacho de al lado tenía a un tipo que tenía claro lo que había que hacer. De Néstor Kirchner aprendí cómo hacerlo. Los que están acá son argentinos que están convencidos de que somos una puerta de salida, pero les pido que vayan a convencer a otros argentinos, a los que creyeron y los defraudaron. El tiempo que viene es el de todos, vamos a hacer lo necesario para sacar a la Argentina de la situación en la que la han puesto”, explicitó.

 

La voz popular

La gente presente superó la capacidad del predio, y de hecho integrantes del gremio Camioneros provocó incidentes en una de las entradas al no poder ingresar. De cualquier forma, pantallas gigantes instaladas en las calles transmitieron lo que adentro ocurría dentro del Parque Municipal.

Entre todos y todas las que asistieron al acto para escuchar, muchos otros también fueron con intenciones de hacerse oír. Ante la platea de prensa se paseaban personas con pancartas y mensajes buscando visibilización. Fue el caso de un grupo de artistas que se pintaron de gris y representaban a diferentes actores sociales para reclamar por la situación que los aqueja: dos mujeres representaban a científicas, por la falta de subsidios a esa esfera y el CONICET. También representaron a una mujer con un bebé, quienes llevaban el cartel de “asignación universal”; jubilados, trabajadores, estudiantes escolares, una pareja gay y trabajadores desempleados.

Ante esto, Noticias Urbanas también dialogó con el público presente. Miriam Guardo, quien trabaja en la Secretaría de Desarrollo e Integración Social de Merlo a cargo de Karina Menéndez, dijo salir del acto “esperanzada” ya que “los argentinos la estamos pasando muy mal”. “La situación actual es malísima, lo digo como mamá y también como hija, porque mi mamá es jubilada, se quedó sin remedios y le sacaron un montón de beneficios. Por eso pido que todos pensemos bien antes de votar de nuevo”.

En consonancia con el discurso de unidad y transversalidad de CFK, Analía Bacino de la Asamblea de Resistiendo con Aguante de Morón, opinó sobre el discurso de los candidatos: “Como militantes nos vamos contentos porque recibimos un discurso que va en sintonía con lo que estamos esperando. Las convicciones pueden estar intactas, pero es hora de entender que hay que abrir las puertas. Nos conforma también los protagonismos diferenciales y el lugar que eligieron para hacer el primer acto público”.

Bacino llevaba un cartel que rezaba “Kicillof gobernador”. Ante esto, la pregunta que decantaba fue por qué Axel Kicillof, exministro de Economía, era su candidato para competir con María Eugenia Vidal. “Especialmente sabiendo que en esta coyuntura de unidad y negociaciones, quienes hemos vivido en un contexto de trabajo y estabilidad, le somos leales a la hora de defender el trabajo”, argumentó la vecina.

Por último, fue consultada sobre la puja de los intendentes bonaerenses que quieren un gobernador o gobernadora con experiencia municipal y que quieren correr a Kicillof del escenario, expuso: “Nosotros somos participantes de una asamblea ciudadana que sabemos que los ciudadanos tienen mucho para decir y que no están diciendo, y que hemos perdonado a los intendentes muchísimas cosas. Sabemos muchas más cosas de las que podemos pronunciar, y necesitamos hoy una política muy diferente al poder”.

Finalmente, Elena, que pertenece a la misma Asamblea, redondeó la idea de la jornada al agregar que quiere que “no nos dejen a las mujeres afuera otra vez”. “La política se ha caracterizado por un machismo exacerbado y más allá de las palabras, y queremos hecho”, concluyó con la clave de la jornada: “Volver mejores incluye eso”. 

Es que tal como Elena, Cristina y Alberto Fernández deberán entender que los tiempos han cambiado, y hoy la ráfaga feminista será clave para que lleguen a buen puerto. 

Te puede interesar

Qué se dice del tema...