Lo presionan de todos lados: Lavagna desmintió ofrecimientos de Alberto

Lo presionan de todos lados: Lavagna desmintió ofrecimientos de Alberto

El candidato a presidente agregó que "hasta ahora Argentina ha transitado entre el bombo y la patria financiera".


La situación de Roberto Lavagna es complicada. Es el tercero en discordia entre Mauricio Macri y Alberto Fernández y sus votos son deseados por ambos, ya que si se inclinan para un lado o para el otro pueden ser determinates. Alberto podría ganar en primera vuelta las elecciones de octubre y Macri podría llegar al balotaje, según a donde vayan esos votos.

La tercera opción es que el candidato a presidente de Consenso Federal los retenga y termine sacando un porcentaje similiar al de las PASO.

En medio de eso y en plena campaña, Lavagna, desmintió este martes que desde el Frente de Todos le hubiera sido ofrecido el cargo de canciller o algún otro puesto, en un eventual gabinete de su contrincante Alberto Fernández, en caso de que resulte triunfador en las elecciones del 27 de octubre.

Tanto Macri como Alberto pretenden que los votantes de Lavagna los voten en las elecciones generales de octubre

“No, ni eso, ni ninguna otra cosa. Si se produjera el triunfo de Alberto Fernández, él tiene un montón de gente que se puede desarrollar donde corresponda”, afirmó el economista en radio La Red.

Por otra parte, consideró que “hasta ahora Argentina ha transitado entre el bombo y la patria financiera” y colocó en el primer sector a la candidata a vicepresidenta Cristina Kirchner, y al presidente Mauricio Macri en el segundo.

“Pareciera que no se quiere entender que no es bueno”, sostuvo, e interpretó que “existen intereses” que se ponen en juego con el fin de “obtener ganancias muy rápidas”.

Lavagna manifestó que “hace meses venía sosteniendo que el Gobierno tenía que alargar los plazos de pago de la deuda”.

Y distinguió entre la negociación con el FMI, que “no debe pasar por el Congreso”, y la que existe con los sectores privados, “esa reestructuración, que le llaman reperfilamiento, sí tiene que pasar por el Parlamento”, indicó.

No obstante dijo que “pareciera que las cosas están ahora más tranquilas; había herramientas que el Gobierno se negaba a tomar por un tema ideológico, pero ahora parece que estamos en una situación de más calma. Falta ver cómo transitarán los próximos meses”.

Te puede interesar

Qué se dice del tema...