El Frente de Todos porteño busca el voto de los jubilados

El Frente de Todos porteño busca el voto de los jubilados

La candidata a vicejefa porteña Gisela Marziotta se reunió con adultos mayores en el club social Gon.


La candidata a vicejefa porteña, Gisela Marziotta, se reunió el lunes por la tarde con adultos mayores en el club social Gon de Boedo, quienes le manifestaron que sus ingresos están por debajo de la línea de pobreza.

“Tengo 76 años, estoy jubilado y tengo la mínima, mi señora igual. Si yo no tuviera esta salud que tengo y no tuviera algunas changas tendría que estar viviendo en la calle”, manifestó Felipe, vecino de San Cristóbal. “Además a mi no me gustan los maquillajes, y eso es lo que hace hoy el jefe de gobierno”, agregó.

Para la candidata del Frente de Todos la primera medida que debe tomarse en caso de vencer en octubre es hacer una reasignación de las partidas presupuestarias. “Uno ve el presupuesto del actual gobierno y se da cuenta del orden de prioridades con el que gobiernan. Y ese orden no incluye en el primer lugar ni a la salud y ni a la educación”, opinó Marziotta.

La candidata fue recibida por los presidentes del club Alberto Venturiello y Noemí Onetto, y  junto a ella estuvo el legislador porteño, Santiago Roberto, quien también mostró su preocupación por el deterioro en la calidad de vida de los vecinos de la Ciudad de Buenos Aires producto de los cuatro años de gestión de Horacio Rodríguez Larreta y los 12 del Pro en la ciudad.

Luego de oír las inquietudes y reclamos de los presentes, Roberto alertó sobre la mayoría absoluta que tiene el oficialismo en la legislatura, algo que habilita a que Pro marque agenda en la ciudad. “Por eso es importante hacer una buena elección en octubre porque ahí se deciden la cantidad de legisladores que ingresan”, agregó Marziotta.

Patricia, otra vecina de Boedo, apuntó contra las ferias municipales del gobierno de la ciudad y denunció que los “precios son carísimos”. Lo de la feria está bien, respondió Marziotta, pero el problema está en que no hay precios populares, es más, los mismos varían en función del poder adquisitivo de cada barrio y además las ferias no son rotativas.

Otra de las preocupaciones que pusieron sobre la mesa fue la peligrosidad que implica que las bicisendas sean de doble mano. “Uno no está acostumbrado a mirar a ambos lados de la calle al cruzar y cuando encima tenés una bicisenda se convierte en un potencial accidente de tránsito”, consideró Mario.

Además de coincidir con esta problemática, la candidata porteña subrayó que el gobierno porteño nunca ofreció educación vial que acompañe la implementación de las bicisendas. “Muchos de estos problemas se resuelven aplicando la constitución de Buenos Aires, que es de avanzada, inclusiva y feminista”, explicó Marziotta.

Te puede interesar

Qué se dice del tema...