El FdT le vuelve a apuntar a la Policía de la Ciudad por su rol en el espionaje

El FdT le vuelve a apuntar a la Policía de la Ciudad por su rol en el espionaje

El FdT acusó al Gobierno de Horacio Rodríguez Larreta de haber hecho partícipe a la Policía de la Ciudad de una estructura ilegal. 


El Frente de Todos (FdT) de la Ciudad dio a conocer este martes un comunicado de prensa titulado “Nunca Más espionaje ilegal”. En el mismo, el FdT vuelve a apuntar sus cañones a el rol que cumplieron efectivos de la Policía de la Ciudad en la causa sobre el espionaje ilegal que realizó el Gobierno de Mauricio Macri.

En el texto el FdT “manifiesta su profunda preocupación y repudia la utilización de organismos de inteligencia del Estado, con participación de la Policía de la Ciudad, para la persecución ilegal de dirigentes políticos, periodistas, funcionarios y organizaciones sociales y de Derechos Humanos”.

El FdT acusa al Gobierno de Horacio Rodríguez Larreta de haber hecho partícipe a la Policía de la Ciudad de una estructura ilegal. 

En texto dado a conocer se agrega que “según las pruebas documentadas a instancias judiciales, la estructura delictiva se conformaba por miembros de la Policía de la Ciudad, narcotraficantes, barrabravas y servicios de inteligencia”.

Respecto al tema del involucramiento de policías de la Ciudad en el espionaje ilegal, el 26 de noviembre del año pasado la legisladora del FdT, Victoria Montenegro, había denunciado en el marco de una sesión informativa con el jefe de Gabinete Felipe Miguel, la presencia de por lo menos cinco policías de la Ciudad revistando en la AFI. Hoy se sabe que fueron muchos más que esa cantidad de agentes.

En aquella oportunidad el funcionario de Horacio Rodríguez Larreta señaló que “hacían tareas de custodia como auxiliares de la Justicia”. Hoy ha quedado demostrado que esas respuestas eran falsas. Así surge de la investigación que lleva adelante el juez federal de Lomas de Zamora Juan Pablo Augé.

En ese sentido Montenegro señaló que “se trata de un hecho de máxima gravedad institucional. Los funcionarios del Gobierno de la Ciudad deberían explicar la participación de esos agentes, quiénes fueron los responsables de que estuvieran revistando en la AFI y qué funciones llevaron adelante. El objetivo es que esto no pase más, que no haya que seguir padeciendo este tipo de situaciones”.

Días atrás, el bloque legislativo del Frente de Todos impulsó la conformación de una comisión investigadora para esclarecer las responsabilidades políticas e institucionales. Sin embargo, el oficialismo porteño decidió ausentarse para evitar así que se constituya dicha comisión.

Además, en el comunicado dado a conocer este martes, se vuelve a exigir la interpelación del jefe de Gabinete del Gobierno de la Ciudad, Felipe Miguel.

A continuación el texto completo del comunicado del FdT: 

El Frente de Todos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires manifiesta su profunda preocupación y repudia la utilización de organismos de inteligencia del Estado, con participación de la Policía de la Ciudad, para la persecución ilegal de dirigentes políticos, periodistas, funcionarios y organizaciones sociales y de Derechos Humanos.

En 2012 Mauricio Macri, por entonces Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, fue imputado por asociación ilícita, abuso de autoridad y falsificación de documentos públicos, junto con las máximas autoridades de la Policía Metropolitana. La justicia entendió que el entonces Jefe de Gobierno, sirviéndose de la estructura de la Policía Metropolitana y de recursos del Estado había conformado una asociación ilícita que “pinchaba” teléfonos de dirigentes políticos de la oposición, sindicalistas, referentes sociales, dirigentes empresariales, miembros de la iglesia católica e incluso a miembros de la propia familia Macri, entre otros. Por lo que dispone posteriormente, su procesamiento, condición que no se interpuso en su carrera presidencial.

Ya en 2016, en ejercicio del poder del Estado, Mauricio Macri fue sobreseído y la causa elevada a juicio oral con once imputados, por la Sala I de la Cámara Federal.

En noviembre de 2016, en la Legislatura porteña se aprobó la ley 5.688 de “Sistema Integral de Seguridad Pública de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”, que dio origen a la estructura de la actual Policía de la Ciudad. Una nueva policía con perspectiva en Derechos Humanos.

 Hoy queda en evidencia que ese ideal de una policía diferente, se diluyó en las manos de quienes tenían la responsabilidad política-institucional de su conducción, el Jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta y el Vicejefe de Gobierno y Ministro de Seguridad Diego Santilli. Que en lugar de fortalecer el espíritu y sostener los principios con los que fue creada, la hicieron partícipe de una estructura ilegal, estatal y paraestatal, montada a través de la Agencia Federal de Inteligencia.

Según las pruebas documentadas a instancias judiciales, la estructura delictiva se conformaba por miembros de la Policía de la Ciudad, narcotraficantes, barrabravas y servicios de inteligencia. Ellos recolectaban información que posteriormente clasificaban y entregaban a Gustavo Arribas y Silvia Majdalani, responsables de la AFI, así como también a otros funcionarios de la máxima confianza de Mauricio Macri, con el objetivo de presionar y perseguir.

El grado de sincronización entre los miembros y sus habituales visitas a Casa Rosada, muestran la gravedad política e institucional de los hechos que se investigan. Tal es la gravedad que llega hasta la utilización de recursos de la Ciudad para el sostenimiento de esta estructura ilegal.

Es parte de nuestra responsabilidad velar por los derechos de quienes fueron objeto de la utilización de la estructura estatal para ser espiados y perseguidos, estructura que llegó a incluir en sus listas opositores políticos, periodistas, y hasta a referentes de su propia fuerza política.

Exigimos la mayor diligencia judicial, para que los responsables de estos hechos rindan cuentas; como también exigimos la interpelación al Jefe de Ministros, Felipe Miguel, y de todos aquellos funcionarios con responsabilidades ineludibles por su rol de gestión, quienes hasta el momento no han dado explicaciones, haciendo caso omiso a las diferentes citaciones y pedidos de informe solicitados desde este espacio político en la Legislatura porteña.

Debemos decir “NUNCA MÁS” a estas viejas prácticas mafiosas que, a través de la utilización inescrupulosa del Estado, violenta el ejercicio democrático, poniendo en riesgo la vida y calidad institucional del país y la Ciudad.

Te puede interesar

Qué se dice del tema...