Caso Nisman: la pericia de Gendarmería será revisada

Caso Nisman: la pericia de Gendarmería será revisada

Se convocaría a una junta de especialistas, que conformarían peritos de Gendarmería, del Cuerpo Médico Forense y otros peritos.

La pericia de Gendarmería arrojó dudosos resultados.

A fines de marzo daría comienzo el nuevo análisis técnico y científico de la pericia que realizaron los especialistas de la Gendarnería Nacional Argentina con relación al caso de la muerte del fiscal Natalio Alberto Nisman, según anunció la ministra de Seguridad, Sabina Frederic.

De acuerdo con lo anunciado, no se realizaría otra pericia, sino un análisis de ésta, que sería realizado por una comisión integrada por expertos de Gendarmería, del Cuerpo Médico Forense y algunos especialistas a designar.

Las principales contradicciones que resultan del estudio de Gendarmería son internas y externas. La principal de las objeciones proviene de un anuncio del diario Clarín, que en mayo de 2016, anticipando los mismos resultados que arrojó la pericia, finalizada en noviembre del mismo año por los peritos de la fuerza de fronteras. De todos modos, el Cuerpo Médico Forense cuestionó en octubre de 2017 punto por punto las conclusiones a las que había arribado Gendarmería.

La autopsia original

En realidad, la pericia inicial la realizó una médica de la Policía Federal en la misma noche en la que falleció Alberto Nisman. A las ocho de la mañana siguiente, dos peritos del Cuerpo Médico Forense operaron la segunda autopsia. Los resultados de estos estudios fueron analizados después por 14 especialistas del CMF.

En todos los casos, los especialistas coincidieron en que no existían pruebas de que hubiera habido otras personas en el departamento del Edificio Le Parc, en el que residía el fiscal, por lo que descartaron la hipótesis de un asesinato.

La intervención de Gendarmería

La pericia de los expertos de esta fuerza agregaron al estudio original la existencia de un supuesto hematoma en el hígado, que en realidad era producto de un derrame biliar. El segundo elemento fue que la marca de los dientes que suele quedar fijada en el labio inferior a causa del rigor mortis, que fue interpretado como un golpe en la boca. El tercer punto era que supuestamente, a Nisman la habían quebrado la nariz. Además, los gendarmes interpretaron que existía ketamina en el cuerpo, por lo cual deducían que este elemento, sumado a los golpes, daban cuenta , supuestamente de la existencia de una paliza, tras la cual dos personas habían llevado a Nisman hasta el baño, lo había obligado a arrodillarse y luego le dispararon en la parte posterio del cráneo para asesinarlo.

El último ítem que apuntó Gendarmería fue que la muerte del fiscal se había producido a las 2:46 de la madrugada del 18 de enero, explicando que «eso es lo que arrojaron los cálculos de la computadora».

Por el contrario el titular de la Morgue Judicial, Fernando Trezza y los expecialistas del Cuerpo Médico Forense situaron el horario del deceso entre las ocho y las once de la mañana, a la vez que descartaron cualquier indicio de homicidio,

La junta que revisará estas controversias comenzaría a reunirse a fines de marzo.

Qué se dice del tema...