Bolsonaro en crisis: los primeros cien días y todos los frentes abiertos

Bolsonaro en crisis: los primeros cien días y todos los frentes abiertos

El Presidente de Brasil enfrenta una crisis económica, social y política. Cae su imagen y sus reformas. La interna en su gabinete.


El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro enfrenta una crisis económica, social y política. Al cumplirse cien días de su Gobierno ninguna de los cambios prometidos se materializó. La situación económica, social y política no mejora, y hasta a veces empeora. “No nací para ser presidente”, dijo Bolsonaro en uno de sus discursos recientes desde la residencia presidencial, “nací para ser soldado”, concluyó.

A la crisis se suma, que la reforma previsional no avanza en el Congreso, principalmente porque el mandatario y su partido no logra obtener los votos necesarios. La Comisión de Constitución y Justicia (CCJ) del Congreso, es decir quien debe apoyar la propuesta gubernamental en cuanto a la reforma, decidió aplazar las reuniones hasta el martes 23. Las razones: “algunos temas presentan una mayor complejidad y exigen un análisis desde que fui designado ponente”, explicó Marcelo Freitas (PSL-MG) el congresista del centro que quiere repensar algunos puntos.

La reforma previsional es la base del gobierno de Bolsonaro, ya que el llegó portando las banderas de anticorrupción y de crecimiento económico para salvar a Brasil del déficit fiscal en el que cayó luego del 2015. Una reducción del gasto público es la clave.

Los esfuerzos del gobierno para hacer crecer la economía tampoco dan resultados. Tampoco llegan las inversiones.

La imagen de Bolsonaro también cae en picada. Según la última encuesta presentada por DataFoha había caído casi 10 puntos con respecto a febrero. Además, como si fuera poco, desde principios de marzo que su partido es investigado en relación con un posible esquema ilegal de financiamiento de campañas electorales, cuyo personaje protagónico es el hijo mayor del presidente, Flavio Bolsonaro.

Bolsonaro fracasa en dos cuestiones que prometió en campaña: la lucha contra la corrupción y la salida del pozo económico.

Al presidente Bolsonaro no parece esperarle un panorama favorable. Es así que la revista estadounidense,TIME, lo nombro como uno de las 100 personalidades más influyentes del 2019, pero a la vez lo tildó de “chico propaganda” y “homofóbico ultra conservador”.

A eso hay que sumarle la fuerte interna y división que vive el gabinete del Presidente, entre dos alas, una más dura y una más blanda. Eso provoca diferencias en lo económico y en lo social. Por lo cual el panorama de Bolsonaro es cad vez más complicado.

Te puede interesar

Qué se dice del tema...