El Frente de Todos conseguiría cerca de 70 bancas de las 127 en juego en Diputados

El Frente de Todos conseguiría cerca de 70 bancas de las 127 en juego en Diputados

El peronismo y sus coaligados aumentarán su presencia en Diputados. El Frente de Todos obtendría unas 70 bancas propias, más otras de sus aliados.

Massa sería el presidente de la cámara baja y principal operador del futuro primer mandatario.

El contundente triunfo obtenido por el Frente de Todos el 11 de agosto último traerá aparejado, si se mantuvieran los guarismos en un nivel parecido el 27 de octubre, una nueva mayoría en la Cámara de Diputados, que le daría al gobierno que surja ese día una relativa calma durante los primeros dos años de su mandato.

La cámara baja cuenta con 257 bancas, de las que se renuevan 127 el 27 de octubre.

Este año concluye su mandato el actual presidente de la Cámara, Emilio Monzó, que fue durante los cuatro años que duró fue elegido para el cargo por el voto casi unánime de sus colegas.

Figuras que terminan su mandato (algunos renovarían)

Además, en el interbloque oficialista concluirán su mandato este año el presidente del bloque PRO, Nicolás Massot, y de la UCR, Mario Negri. Además, terminan su mandato Silvia Lospennato, Eduardo Amadeo, Pablo Tonelli, Daniel Lipovetzky y Álvaro González (PRO); Karina Banfi y Alejandro Echegaray (UCR); Leonor Martínez Villada y Cecilia Vera González (Coalición Cívica) y Alfredo Olmedo (Salta Somos Todos), entre otros.

Del bloque del Frente para la Victoria culminan su mandato los diputados Axel Kicillof, Cristina Álvarez Rodríguez, Máximo Kirchner, Andrés Larroque y Julio De Vido, actualmente suspendido por desafuero.

En el interbloque Argentina Federal, su presidente, Pablo Kosiner y el kirchnerista en fuga Diego Bossio se suman a los 130 diputados que culminan su mandato, como Facundo Moyano, Fernando Asencio (Red por Argentina), Lucila De Ponti (Movimiento Evita) y Victoria Donda (Somos), del interbloque Red por Argentina.

En el bloque Federal Unidos por una Nueva Argentina también habrá renovación de una parte de sus bancas. Se irán -a no ser que sean reelectos- Graciela Camaño, Marco Lavagna, Cecilia Moreau y Alejandro Grandineti.

También finaliza su mandato la legisladora del Frente de Izquierda Natalia Fernández Seligra .

Territorialmente, de los diputados que terminan su mandato, 35 pertenecen a la provincia de Buenos Aires. Del total, doce legisladores son del FPV-PJ; nueve del PRO; seis de FUNA; tres de la UCR; dos de Red por Argentina; uno es Justicialista; uno del Movimiento Evita y uno del Frente de Izquierda.

Además del territorio bonaerense, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (doce escaños), Santa Fe (diez escaños) y Córdoba (nueve escaños) son los distritos con mayor cantidad de bancas que se renovarán este año.

En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, de los doce escaños que se renuevan, el PRO pone en juego seis; el FPV-PJ tres; FUNA dos y SOMOS uno.

La provincia de Santa Fe renueva diez diputados, de los cuales tres son del PRO; dos del FPV-PJ; dos de FUNA; uno de la UCR; uno del Movimiento Evita y uno de Primero Argentina. En tanto, en Córdoba renuevan nueve legisladores: dos del PRO; dos de la UCR; dos de Córdoba Federal; uno del FPV-PJ; uno de la Coalición Cívica y uno de la Concertación Forja.

Las provincias de Mendoza y Tucumán, por de pronto, renuevan cinco diputados. Corrientes, Entre Ríos, Misiones, Salta y Santiago del Estero renovarán cuatro bancas. Chaco, Chubut, Formosa, Jujuy, La Rioja, Río Negro, San Juan y Tierra del Fuego renovarán tres escaños. Por último, Catamarca, La Pampa, Neuquén, San Luis y Santa Cruz, pondrán dos bancas en renovación.

De las que se renuevan el peronismo espera ocupar en octubre unas 70 bancas, si la elección fuera razonablemente buena (como la PASO), que podrían elevarse en algunas más, si fuera muy buena.

Por su parte, la que sería la nueva oposición, que encarnan el Pro y los radicales, obtendrían unas 40 bancas si la elección no fuera catastrófica, un número que podría achicarse.

De esta manera, Alberto Fernández sumaría un bloque mayoritario que le permitiría aprobar con cierta holgura sus principales proyectos, porque no sólo renovará los mandatos de sus propios legisladores, sino que unificará o alineará a los que se declararon en rebeldía en los últimos años.

Te puede interesar

Qué se dice del tema...