Los gobernadores opositores, lejos de Vidal y con algunos guiños a Macri

Los gobernadores opositores, lejos de Vidal y con algunos guiños a Macri

El tema que les preocupa es el Fondo del Conurbano, que Vidal le pidió a la Corte que le restituya con retroactivo y todo. Pedirán compensaciones.


Finalmente, luego de suspenderse el encuentro que debió haberse realizado la semana pasada, este miércoles a las 13:00 los gobernadores peronistas se reunirán en la Casa de San Juan en Buenos Aires, ubicada en Sarmiento 1251.

En esta ocasión, «están invitados gobernadores no peronistas pero no sabemos si asistirán. Se conversará la mirada nacional y el federalismo que pretendemos, simepre sobre la base dd la gobernabilidad, en un camino de ida y vuelta entre Nación y la Provincia», adelantó el mandatario sanjuanino Sergio Uñac, convertido en anfitrión del encuentro.

Con respecto a la reunión Uñac manifestó que «lo primero que vamos a discutir es el Fondo del conurbano. Pretendemos que al presidente le vaya bien, pero no que nos saque fondos de las arcas provinciales para apostar a la Provincia de Buenos Aires. No nos debe ir mal a nosotros como contrapartida«.

En el trasfondo del encuentro se encuentra el pedido que realizó la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, que en una presentación ante la Corte Suprema de Justicia solicitó que se derogue la cláusula que en 1996 le impuso un tope de 650 millones de pesos a la Ley que creó el Fondo de Reparación Histórica para el Conurbano Bonaerense. Si la solicitud fuera concedida tal como fue presentada, a la Provincia de Buenos Aires le correspondería anualmente una suma cercana a los 50 mil millones de pesos, que si se volviera retroactiva a 1996, ascendería a una suma similar a un presupuesto anual de la provincia, que excede los 450 mil millones de pesos.

Los gobernadores cuestionan la presentación de Vidal -que cuenta con el fervoroso apoyo del Gobierno nacional, aunque con sordina- por varias razones. La primera es que no es la Corte el ámbito en el que se debería dirimir la cuestión, sino el Congreso. Las demás razones tienen que ver con las cuestiones del reparto de la coparticipación federal.

En 2016, el Estado nacional recaudó por el Impuesto al Cheque 131.700 millones de pesos, de los que el 30 por ciento se distribuyó entre las provincias. Este gravamen vencerá a fin de año, por lo que el Gobierno intentará prorrogarlo. Para ello, deberá negociar con los gobernadores, porque para aprobar la iniciativa necesitarán los votos de los diputados que les responden. Si prosperara la presentación de Vidal, los gobernadores pedirán que se les compense la baja en sus ingresos con la recaudación de este impuesto, que es el tercero en importancia, detrás del Impuesto al Valor Agregado y del Impuesto a las Ganancias.

Finalmente, al encuentro en la Casa de San Juan en la ciudad están invitados todos los mandatarios no oficialistas, aunque es previsible que sólo estarían dispuestos a acudir -y no aún eso es seguro- los de Santa Fe, el socialista Miguel Lifschitz y de Río Negro, Alberto Weretilnek, del partido provincial Juntos Somos Río Negro.

Para más adelante quedará la discusión interna acerca de los pasos a seguir para llegar a las elecciones generales de 2019. Ése es un tema electoral y puede esperar. Al fin y al cabo, para llegar a las elecciones con posibilidades es necesario contar con un presupuesto que cubra las necesidades de las provincias y el temor de los mandatarios es que se les estrangulen los ingresos desde Buenos Aires y que este sea un nuevo obstáculo en la ruta hacia 2019.

Qué se dice del tema...