Impiden la subasta del edificio del Instituto Antártico

Impiden la subasta del edificio del Instituto Antártico

La jueza subrogante Andrea Danas dispuso una medida precautelar por la que suspendió la subasta del edificio situado en Cerrito 1244, en el que funciona el Instituto, por vicios doctrinarios.


La jueza Andrea Danas, que subroga el juzgado del Fuero Contencioso, Administrativo y Tributario Nº 19, dictó este miércoles una medida precautelar por la que suspendió “la subasta pública Nº 2/2016 establecida por el Banco de la Ciudad de Buenos Aires para el día 15 de diciembre de 2016 a las 12:00 con relación al inmueble sito en calle Cerrito 1244/46/48”, en el que funciona el Instituto Antártico Argentino.

Antes, trabajadores y jubilados del Instituto se presentaron ante la Justicia -patrocinados por el Observatorio del Derecho a la Ciudad- denunciando graves violaciones a una multitud de normas.

La primera incongruencia está contenida en el Decreto Nº 952/2016, porque toma doctrina de la Ley Nº 22.243, que no se encuentra en vigencia porque no respeta las condiciones que exige la Constitución de la Nación para que el Congreso delegue sus facultades. Además, el 952 es un Decreto-Ley de la Dictadura Militar, que autorizaba al Poder Ejecutivo a vender inmuebles pertenecientes al Estado -es decir, al patrimonio público-, sin la previa aprobación del Congreso.

Por lo demás, en ese inmueble funciona el Instituto Antártico Argentino, que alberga la memoria tangible -a través de innumerables documentos- e intangible -por la memoria que lo impregna-, al ser hasta hoy la representación de la Ciencia Argentina en la Antártida.

En el edificio está representada la Historia Antártica Nacional, de la que fueron protagonistas muchos héroes como los generales Hernán Pujato y Jorge Leal -este último, el primer hombre en llegar al Polo Sur- y muchos otros investigadores que dejaron su huella en el reclamo argentino por el territorio antártico. La construcción es, además, no sólo una joya arquitectónica sino que representa, porque su valor no es sólo arquitectónico, sino que alberga saberes científicos y, en especial, un reclamo de soberanía territorial aún irresuelto en el marco de la comunidad internacional.

Te puede interesar

Qué se dice del tema...